2020 ES EL AÑO DE CONSOLIDACIÓN DE LOS PLANES DE AGUA Y LA EJECUCIÓN DE PROYECTOS EN COLOMBIA

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Colombia es un país con una riqueza hídrica extraordinaria, cuenta con el 5 % de la oferta hídrica mundial, mientras que su extensión apenas alcanza el 0,7 % de tierras de la superficie continental. Sin embargo, la existencia de zonas áridas, la variabilidad climática como consecuencia del cambio climático y la insuficiencia de infraestructuras originan una serie de problemas en el sector del agua potable y el saneamiento básico en el país. Estos problemas son la brecha de cobertura urbano-rural, la calidad del agua suministrada, la continuidad del servicio de acueducto y el porcentaje de aguas residuales tratadas. A esto se suma el amplio número de actores, tanto públicos como privados, que participan en el sector y, por tanto, en la prestación del servicio, lo que ocasiona faltas de coordinación, deficiencias y pérdidas de economías de escala.

Proyectos a corto y medio plazo
Existe un gran número de proyectos del sector del agua en ejecución y en cartera para los próximos años en Colombia. La mayoría se centran en dos aspectos. De un lado, la ampliación y mejora del servicio de acueducto y alcantarillado en municipios pequeños y zonas rurales. Y, de otro lado, los proyectos destinados a aumentar el porcentaje de aguas residuales tratadas en el país, con el objetivo de alcanzar la meta del 54 % en 2022 y el 68 % en 2030.

Respecto a las fuentes de financiación disponibles para el desarrollo de estos proyectos, destacan los recursos del Sistema General de Participaciones, las asignaciones del Presupuesto General de la Nación, el aporte de las tarifas y los recursos del Sistema General de Regalías. A esto se suma el plan de reactivación aprobado por el Gobierno ante la pandemia de COVID-19 (4,7 billones de pesos, 1.032 millones de euros aproximadamente1) y la presencia de financiación multilateral en el país. Además, existen otros instrumentos de financiación, como son los fondos destinados a mejorar los índices de cobertura de agua potable y saneamiento básico en zonas afectadas por el conflicto, las Obras por Impuesto y la creación de Asociaciones Público-Privadas (APP).