ASÍ SE MUEVE EL NEGOCIO DE ACUEDUCTO Y ALCANTARILLADO EN EL PAÍS

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Así mismo, en promedio un suscriptor de este servicio público tiene disponibilidad del líquido 19,7 horas al día. Y marcan la tendencia de este indicador los prestadores de acueducto de las grandes ciudades y empresas regionales, donde la continuidad del suministro es de 24 horas, todos los días del año.

En la presente administración se han logrado conectar por primera vez 2,5 millones de colombianos al servicios de agua potable, de los cuales 580.000 nuevos beneficiarios están en las zonas rurales del territorio nacional.

“Desarrollamos iniciativas basadas en esquemas diferenciales de abastecimiento, los cuales permiten la adopción de tecnologías y modelos de gestión que responden a las características (sociales, geográficas, culturales) propias de estas zonas”, dijo José Acero, viceministro de Agua.

Sin embargo, el funcionario indicó que el gran malestar de las comunidades no está en solo suministrar el agua, sino en la continuidad permanente del servicio, y aunque el Ejecutivo ha invertido recursos en el sector siguen las barreras.

El servicio público de acueducto para distribución de agua potable en el país, no solo es esencial, sino también rentable, a tal punto que actualmente el negocio es prestado por más de 3.000 empresas con operación regional y/o municipal, así como en las capitales de departamento.

Pero, el mercado de acueducto en el territorio nacional es liderado por 55 compañías: 23 en las principales ciudades y 32 en los departamentos, a los que se suman los tres millares de compañías pequeñas con cobertura municipal, y cuyos ingresos totales anuales serían de $40 billones.

Según el Ministerio de Vivienda, en el último año más de 38 millones de colombianos fueron abastecidos de agua “apta para el consumo humano” a través del servicio de acueducto.

“Una de las más grandes es la atomización de prestadores, es decir, la existencia de muchas compañías con pocos usuarios, lo que tiene como resultado un sector poco eficiente y con dificultades para afrontar inversiones que permitan aumentar los indicadores de cobertura, calidad y continuidad del servicio de agua”, subrayó Acero.

En el mismo sentido, Camilo Sánchez, presidente de Andesco, en una reciente columna publicada en este diario recalcó que se debe migrar a un esquema regional de prestación (de acueducto y alcantarillado) por parte de un solo operador.