CUATRO CLAVES PARA ACELERAR LA TRANSFORMACIÓN ENERGÉTICA

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La fuerte apuesta que ha hecho el país en las inversiones para la adopción de energías renovables no convencionales, tanto por el lado del Gobierno Nacional, con la subasta de contratos del 2019, como por las que vienen adelantando muchas empresas para su consumo con la opción de vender excedentes a la red, requerirá decisiones sobre redes de distribución y consumidores, que permitan acelerar la transformación energética.

Dentro de este proceso, hay varios tópicos que requerirán la participación de distintos agentes de la cadena e incluso del ciudadano común, y cuyo desarrollo normativo será clave para la velocidad en que se dará ese cambio.

(Le puede interesar: ‘Las tasas de interés se mantendrán estables este año’: Asobancaria)


Según la Asociación Colombiana de Distribuidores de Energía (Asocodis), los principales desafíos que plantea la transformación energética son la medición avanzada o inteligente, la movilidad eléctrica, la digitalización del sector e incentivar las microrredes y soluciones aisladas que contribuyan a incrementar la cobertura de energía eléctrica en el país.

Medición inteligente

Explica que en la transformación energética, el contexto de los desarrollos tecnológicos y la innovación darán pie a nuevos modelos de negocio y, en este contexto, la medición avanzada –AMI, por sus siglas en inglés– como columna vertebral de la transformación energética conlleva la incorporación de la digitalización, el uso de big data, la eficiencia en el consumo y abre el camino para la masificación de la movilidad eléctrica.

Para ello, el Gobierno prevé que para el 2030 por lo menos el 75 por ciento de los usuarios dispongan de medidores avanzados, objetivo que requerirá inversiones de unos 9 billones de pesos.

De acuerdo con Asocodis, para lograrlo falta definir temas asociados a la AMI, como el gestor de información, cómo se debe gestionar la información, los beneficiarios y quiénes asumen los costos.

(También: ‘La pandemia y los negocios, las frases contundentes de Arturo Calle’).

Según José Camilo Manzur, director ejecutivo de Asocodis, aunque en la resolución 131 de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) hay avances importantes, se requieren ajustes para llegar a dicha meta.

“En temas como la identificación de los beneficios, costos de implementación y la gestión de la información, el análisis que se realizó se aparta de la experiencia internacional, en la que los equipos son remunerados a través de la base de activos de los operadores de red y donde son ellos los que han iniciado las actividades como gestores de la información”, indicó.