LOS PUEBLOS DEL CESAR A DONDE LLEGARÁ LA ENERGÍA ELÉCTRICA POR PRIMERA VEZ

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La luz tenue de los mechones de petróleo ilumina la finca ‘El Consejo’, de Eutimio Dávila, un campesino de la vereda El Tesoro, jurisdicción de Chimichagua (Cesar).

Por muchas décadas ha tenido que lidiar con la penumbra de sus parcelas sin la posibilidad de rentabilizar la producción lechera de su ganado y de sus cultivos de naranja, a través del servicio de energía eléctrica convencional.

“Tengo dos hectáreas de naranja que requieren de este servicio para utilizar la electrobomba y poder bombear el agua para hacer el riego de 450 árboles de naranja que tengo. Esto aumentará las ganancias al ciento por ciento”, detalla Dávila.

A sus 63 años de edad, la incesante espera parece llegar a su fin con el proyecto de electrificación rural que lidera la gobernación del Cesar en varias zonas de Chimichagua, centro del departamento.

Se trata de la construcción de redes de media y baja tensión, que beneficiará a 209 familias de las veredas de este municipio, entre ellas El Carmen, Portugal, El Tesoro, Higo Amarillo 2, Nuevo Carmen y San Francisco.

La región es conocida como la ruta cítrica del Cesar, donde se cultivan anualmente más de 400 mil especies frutales de esta variante.

 

“A esto súmele la cosecha adicional que se llama ‘de año y veranillo’, donde sale otra cantidad de cítricos”, resalta el campesino.

La iniciativa demanda una inversión de 4.348 millones de pesos, financiadas en su totalidad por el gobierno departamental.

Estos recursos fueron priorizados para otras actividades de siembra, pequeña y mediana ganadería.

“Esperamos que esta vez se consolide el proyecto, porque lo hemos solicitado hace muchos años. Para todo hace falta la energía. En la cuarentena de esta pandemia, la pasamos mal porque no teníamos cómo ver televisión ni licuar un jugo. Ahora esperamos refrigerar muchos productos”, comentó Eduvin Pava, otro campesino de la zona.