SEIS OBRAS CIVILES DEL PLAN MAESTRO 2020-2023 QUE LE CAMBIARÁN LA CARA A BARRANQUILLA

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Como parte del Plan Maestro de desarrollo ‘Soy Barranquilla’ 2020-2023, la Alcaldía de la ciudad pretende impulsar el desarrollo económico de la región, la recuperación, la creación de empleos y sobre todo poner a Barranquilla en los ojos de los inversionistas extranjeros como un destino moderno y enfocado en el desarrollo de espacios sostenibles y productivos.

En esa vía, el alcalde Jaime Pumarejo, anunció la realización de un paquete de cinco obras público-privadas, que con una inversión de $5,2 billones y la generación de 90.000 puestos de trabajo entre 2020 y 2023, pretenden cambiarle la cara a la ciudad y posicionarla como polo de desarrollo en el país.

Frente a esto, el mandatario dijo que con las obras demostrarán que Barranquilla es una ciudad de vanguardia y ejemplo para otras urbes de este y otros países, en el sentido de que se puede crecer de manera ordenada y, al mismo tiempo, generar ingresos y bienestar para las personas con entornos e intervenciones sostenibles.

Y es que de acuerdo con la información del Dane, en los últimos cinco años el aporte de la infraestructura al PIB ha sido superior a 1,5% y su participación en el indicador, aumentó 60% en la década.

La primera obra de este paquete es la transformación de la Ciénaga de Mallorquín, que con un costo aproximado de $300.000 millones y mediante siete intervenciones progresivas, busca la recuperación ambiental del cuerpo de agua, la creación de un ecoparque con senderos ecológicos, miradores palafíticos, y una zona habilitada para la práctica de deportes náuticos y ciclovías.

La construcción de la primera fase del proyecto, conformada por el ecoparque, tiene un costo estimado de alrededor de 80.000 millones de pesos y estará en marcha durante 2021.

Respecto a la construcción de la Ciénaga, Ricardo Vives, gerente de la Puerta de Oro, dijo que el proyecto va en la línea de la visión de ‘biodiverciudades’ y busca restablecer los vínculos entre la ciudadanía y las dinámicas naturales costeras, visibilizar el patrimonio natural, y proveer nuevos espacios públicos como piscina natural, muelles para actividades náuticas, restaurantes, senderos peatonales y ciclorrutas.