TARIFAS DE ENERGÍA EN COLOMBIA, ¿CAMINO AL ALZA O A LA BAJA?

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En Colombia, nadie de las nuevas generaciones se imagina cómo es un apagón energético. Lo vivieron los colombianos en los años 90, cuando el sector estaba plagado de corrupción y se pagaba por un servicio sin eficiencia. Pero ahora, las compañías energéticas son precisamente las que salen al ruedo, como las de mejor gobierno corporativo. En esa evolución y en la competitividad que se está generando entre tantos jugadores en el mercado, incluyendo los de energías renovables, están cifradas las expectativas de los ciudadanos de no tener racionamientos y, principalmente, de no tener más alzas en las tarifas de energía.

Ese fue el mensaje que quedó en el ambiente en el panel energético que se realizó durante el Foro Colombia 2022, convocado por SEMANA y Dinero. Una verdadera cumbre de la energía se dio en ese escenario en el que los panelistas, líderes de empresas del sector, junto con el ministro del ramo Diego Mesa y voceros gremiales, pusieron en el visor uno de los temas claves que se deben abordar en el país, si es que se quiere mover la aguja de la economía: la energía.

La transición energética es el blanco de todas las miradas y es el punto inevitable en este sector, puesto que, según lo expresó el ministro de Minas, Diego Mesa Puyo, masificar las energías renovables y combinar la oferta con las térmicas genera una competitividad que es bienvenida y que, al final, recae sobre la tarifa del usuario.

Por esa razón, Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, sostuvo que en ningún caso se podría hacer una transición energética inmediata como la planteada hace algún tiempo por el precandidato presidencial Gustavo Petro.

Las energías tradicionales siguen estando vigentes. Así lo muestran los números presentados por el presidente de Ecopetrol, quien no solo trajo a colación el hecho de que el consumo de gasolina (combustible convencional) se ha incrementado en 25%, sino que además unos 714.000 ciudadanos compraron moto en 2021. Por lo tanto, “no se puede descuidar la fuente tradicional“.