TRANSICIÓN ENERGÉTICA E INFRAESTRUCTURA: LOS DESAFÍOS PARA SANTANDER

Compartir:

Durante casi un siglo, Santander ha sido líder en asuntos petroleros, produciendo, refinando, analizando y estudiando avances de esta industria.

Este 10 de noviembre estaremos con nuestro proyecto Ruta País en el departamento de Santander. Esta es una iniciativa de la Universidad del Rosario para trabajar con y desde las regiones, dialogando con los diferentes actores de la sociedad y buscando soluciones en conjunto a las problemáticas de la comunidad.

En esta ocasión, trabajaremos con los líderes de Santander, sus autoridades, académicos y agentes del gobierno nacional, en dos asuntos que inquietan a los santandereanos y al país: la transición energética y la infraestructura, teniendo en cuenta que este departamento tiene el petróleo en su ADN.

Las crónicas de Gonzalo Fernández de Oviedo, en 1541, ya daban cuenta de la presencia de petróleo en esta región del país. Fue la primera noticia que se tuvo de este mineral en nuestro territorio. Fernández escribió que Joan del Junco y Gómez del Corral, capitanes de la expedición de Gonzalo Jiménez de Quesada por el río Magdalena (1536), relataban cómo “una jornada delante de Latora hay una fuente de betún que es un pozo que hierve y corre fuera de la tierra”. Mencionaban que los indios utilizaban ese “espeso licor en sus casas frotándolo en sus cuerpos para quitar el cansancio”, y para resanar sus canoas.

El petróleo corría entonces por la superficie y anegaba una amplia zona del lugar conocido como “las infantas”, nombre puesto en homenaje a las hijas del Rey de España, y que se ubica en la confluencia de los ríos La Colorada y Oponcito, a unos 23 kilómetros de lo que hoy es Barrancabermeja.

Luego, 400 años más tarde, en 1918, en ese mismo lugar donde hoy se ubica el campo La Cira Infantas, comenzó la producción masiva de petróleo en Colombia. En febrero de 1922 se puso en funcionamiento la primera refinería de crudo del país en Barrancabermeja. A partir de ahí surgió también el primer oleoducto que conducía combustible hasta Mamonal (Cartagena, Bolívar).

Durante casi un siglo, Santander ha sido líder en los asuntos petroleros, produciendo, refinando, analizando y estudiando los avances de esta industria. En este departamento está la sede del Instituto Colombiano del Petróleo, la cual ha aportado al sector y al país con sus investigaciones.

Ahora bien, en materia de infraestructura, Santander se encuentra a mitad de camino entre la Costa Caribe y Bogotá, dos de los principales polos de desarrollo del país. Asimismo, es estratégico en la restauración del comercio con Venezuela, por lo que se necesita mejorar la infraestructura que conduce a Norte de Santander y a Arauca, zonas fronterizas por donde necesariamente deben fluir mercancías y personas.

Es por toda esta coyuntura, que desde la Universidad del Rosario hemos decidido trabajar en conjunto con el departamento para lograr un diálogo constructivo frente a los desafíos de la región. Nuestra institución ha estado ligada al desarrollo del país desde 1653, antes de que fuéramos república. Son 369 años de historia en que hemos acompañado a Colombia a definir su rumbo y su destino. Hoy lo seguimos haciendo.